Y, sí, han quedado ¡de lujo!